Primer mercadillo de trueque de Tetuán: trueque y trato

El sábado 22 el sol salió para que los vecinos de Tetuán pudiéramos bajar a la plaza a intercambiar objetos . Desde primera hora de la mañana, algunas personas de la Asamblea Popular de Tetuán se afanaron en dejar la plaza lista para el evento. Varias líneas de papel continuo dibujaban en el suelo lo que debía ser la hilera de puestos de trueque, entre las farolas ondeaban globos, que los niños se empeñaron en ir arrancando de las cuerdas a lo largo del día, y toda la plaza lucía llena de carteles en las baldosas con palabras que debían inspirar el espíritu del día: solidaridad, amor, compromiso…y así con cientos de términos que ese sábado no debían quedarse en buenos propósitos.

La única norma que debía regir el mercadillo era que el dinero no sería bienvenido allí. Se trataba de cambiar cosas por cosas, lo que propició más de una anécdota con los visitantes desprevenidos. Desde la señora que fue a comprar una bolsa de caramelos para poder cambiarla, hasta los míticos hermanos heavys de Gran Vía, que bromearon con el hecho de trocar la comida que llevaban en la mochila por libros.

Objetos de todos los colores para cambiar

Muchos vecinos de Tetuán y de otros barrios de Madrid vinieron a la Plaza de las Palomas al llamado del mercadillo, muchos otros se lo encontraron desplegado y se acercaron con curiosidad. Todos ellos quedaron satisfechos con la nueva experiencia, y algunos incluso pudieron irse a casa orgullosos de su trueque, con una nueva adquisición bajo el brazo.

Se cambiaron botellas de vino por discos duros, guitarras por cámaras de fotos, hubo túneles para conejos, mermelada casera, libros, ropa…Muchos objetos útiles que seguramente dormían en armarios y tendrán a partir de ahora una segunda vida con sus nuevos dueños.

Durante las primeras horas el mercadillo coincidió con la asamblea. Existía el temor de que ambos acontecimientos pudieran eclipsarse, pero pudimos apreciar que para muchos vecinos, a los que el 15M les es ajeno, el descubrimiento de uno les hizo reparar en el otro.

Al final de la jornada, que se alargó más allá de la hora prevista para acabar a las seis de la tarde, flotaba en el ambiente la idea de que el mercadillo había sido un éxito, y el convencimiento de que pronto tendremos un nuevo mercadillo de trueque en el barrio ¿quizá uno de juguetes para navidad?

* Hemos creado una galería de fotos en el perfil de Google + de la APT

* Puedes leer otra crónica del bonito día de ayer en Tercera Información

Leave a Reply