Escrito de Víctor (Desahucios / Vivienda) a la APT

Lamentablemente me es imposible acudir a la Asamblea de hoy. Los compañeros os
han explicado lo que ha sucedido con la lucha por parar el desahucio de Lorena y su
familia.

Hay unas pequeñas reflexiones que quisiera compartir con la Asamblea.

La base de esta lucha durísima ha sido el compromiso de Lorena y Kissinguert.
Sin su estímulo constante en los momentos más difíciles y su resolución habría
sido completamente imposible conseguir nada. La tensión que todos sufríamos es
imposible de comparar con la que padecían ellos. Aún así, nunca perdieron la sonrisa
y las ganas de seguir adelante. La lucha por el derecho a la vivienda no es un servicio
asistencial. Su fundamento es el apoyo mutuo y la lucha conjunta. Lorena y Kissinguert
son un ejemplo de esto. Lorena no puede estar hoy porque estamos ella y yo dando
una charla sobre la lucha de la vivienda en otra Asamblea.

El trabajo en equipo es fundamental. Todos hemos dado todo lo que podíamos y
de una forma muy exigente. No era una exigencia hacia los demás, sino una que
surge del compromiso individual. El sentir que formábamos parte de un equipo nos
ha alimentado las fuerzas para dar el máximo. No es solo el grupo de desahucios y
vivienda. Es mucho más. Es la Asamblea Popular de Tetuán la que se ha implicado.
Y esta victoria jamás nadie puede considerarla pequeña. Nos hemos enfrentado
a Bankia, el mayor desahuciador de toda España. El más implacable. El que nunca
negocia. El que no puede ceder, porque cada cesión será tomada como una conquista
de todo el movimiento contra los desahucios. De ahí su dureza y su impasibilidad.

En la Asamblea de Tetuán a veces nos perdemos en discusiones complejas, muchas
prácticamente ininteligibles para el que no esté en el meollo del asunto. Nos
enfrentamos y se producen distanciamientos. Pero es muchísimo más lo que nos
une. Si una persona o una familia defienden su derecho a una vivienda digna frente a
poderes injustos que esgrimen sus leyes injustas y nos lanza su grito desesperado de
impotencia, tenemos que estar allí. No solo el grupo de desahucios. Tiene que estar
toda la Asamblea. Tiene que ser un asunto prioritario de toda la Asamblea. Al margen
de 22, 25, 29 eses, tes o cus. Es algo que nos pone en el espejo y nos recuerda porque
estamos aquí. La alegría por lo conseguido el 2 de octubre es una alegría de toda la
Asamblea. Somos muy grandes y hacemos cosas grandes. No lo olvidemos nunca.
Las hacemos entre todos. Y los abrazos que nos dimos con lo conseguido eran de
reconocimiento de todos. Porque todos cabemos y no sobra absolutamente nadie. La
tensión la vivimos todos y la alegría también.

Por ello es tan importante la ILP. Si conseguimos 500.000, 600.000 o 700.000 firmas
son un enorme apoyo para la lucha contra los inhumanos desahucios. No será lo
mismo ir a parar un desahucio con ese gigantesco refrendo. Al margen de lo que
hagan en el Congreso con ellas. En el barrio vamos camino de las 8.000 firmas. Es una fantástica píldora energética para seguir adelante. Es otro éxito de toda la Asamblea. Y tenemos que felicitarnos. Pero no vamos a parar.

El 29 de noviembre tenemos el juicio contra las solidarias que luchaban por impedir el
desahucio de Teresa en nuestro barrio. Una mujer con una grave discapacidad, le falta
una gran pare de un pulmón, que se iba en una semana a su país, solo la retenía el
resultado de unos análisis de un quiste. Imaginemos su angustia por ello. Ni las leyes,
ni los jueces ni Bankia tuvieron un rasgo de humanidad. Solo fue humana la resistencia
de vecinas y solidarias. Ahora van a ser juzgados. Y tiene que ser la denuncia de esta
barbaridad otro punto central de la Asamblea. Tiene que ser un asunto en que todas
nos impliquemos.

El triunfo de la lucha de Lorena y su familia se escribió en un punto y aparte,
pero no en un punto y final. Vamos a estar muy atentos para que Bankia cumpla
sus compromisos. Si se retrasan más de dos semanas volveremos a la carga. La
condonación de la deuda está pendiente. Y os necesitamos a todos.

Perdonad por lo extraño de participar en la Asamblea de esta forma. Pero no tenía otra
y necesitaba compartir lo que pienso. Siento no poder estar ahí.

Hay muchísimo que hacer, como veis. Y solo es posible con una Asamblea consciente y
comprometida.

Gracias

¡Si se puede!

Leave a Reply