Tregua tensa: crónica de la visita sucursal BBVA Marqués de Viana

Hoy lunes, el grupo de vivienda de la Asamblea de Tetuán ha acudido a la sucursal del BBVA en Marqués de Viana 71 junto a un compañero amenazado por el desahucio. El caso de Deme, Inés y sus dos hijos menores, es similar al de miles de trabajadores de nuestro país que dejaron de pagar su hipoteca cuando se quedaron en paro. Lejos de mirar hacia otro lado, esta familia afrontó la situación y trató de negociar con el banco antes de que comenzasen los impagos. Pero tras más de siete meses, no han recibido del BBVA más que palabras vacías, mientras el procedimiento de ejecución seguía su curso.

Por eso hoy hemos vuelto a la sucursal decididos a sacar algo en claro y comenzar la campaña de presión. La respuesta de la directora ha sido la previsible: insistir en que ella no puede hacer nada y llamar a la policía. Sin embargo, en esta ocasión ha acudido una superior (al parecer la jefa de zona), quizás preocupada por la imagen que un encierro vecinal podía dar a un banco que se jacta de ser modélico. Aunque ha insistido en que la solicitud de dación en pago y alquiler social había sido desestimada por no ajustarse a los criterios del código de buenas prácticas (que excluyen a la práctica totalidad de los afectados), finalmente ha accedido a elevar una nueva propuesta concreta de alquiler ajustada a los ingresos de la familia. El plazo para recibir una respuesta de la central ha quedado fijado en quince días.

Estamos acostumbrados a las mentiras de los bancos y tememos que este movimiento no es más que una forma de ganar tiempo. Su único interés, como expresó en varias ocasiones, era que suspendiésemos las acciones de presión durante quince días. Esto demuestra su temor a que la movilización vecinal deteriore su imagen, en un momento en el que el BBVA trata de presentarse como un banco solvente alejado de los desmanes de las cajas rescatadas.

Hemos aceptado su “tregua” a la espera de una respuesta, pero la fecha en la que expira el plazo está marcada en rojo en nuestros calendarios. Si recibimos una negativa o el proceso se dilata, retomaremos la campaña con más fuerza…y más cabread@s.

Deme e Inés están decididos a luchar hasta el final y saben que no están solos. No es la primera vez que ganamos un caso del BBVA y sabemos perfectamente cuál es el camino.

Manténganse a la espera…volveremos.

Mientras tanto, la lucha sigue. Este miércoles 5, a las 8:30 de la mañana, hemos quedado en La Enredadera para acompañar a Ángeles y su familia al Área de Vivienda y Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid. Quieren derribar la casa en la que viven desde hace más de 50 años por una superficie de menos de seis metros cuadrados que se interna en la acera diseñada por el plan urbanístico.

Si tú también estás indignad@ por el drama de los desahucios…no te quejes, ¡movilízate!

 

Leave a Reply