Pregón de la familia Gracia González en las fiestas de la Dehesa De La Villa 2015

ENLACE AL VIDEO del Pregón

Buenas noches, vecinas y vecinos

El Ayuntamiento de Madrid me ha encargado el pregón de las fiestas de la Dehesa de la Villa de 2015.

Me llamo Ángeles Gracia González, nací en este barrio y mi familia lleva viviendo aquí desde hace 61 años. En Ofelia Nieto, 29.

Pero nuestra casa ya no existe porque hace 4 meses el Ayuntamiento de Madrid la derribó. Mis padres, jubilados, vieron cómo, en la madrugada del 27 de febrero, decenas de antidisturbios municipales, sin comunicarnos nada previamente, nos echaban de ella. Con una grúa, estando mis padres y mi hija pequeña, de nueve años, dentro, empezaron a golpear la casa. En 3 horas los 61 años de vida en el barrio eran ruinas. Y la familia estaba en la calle sin alternativa. Sólo el apoyo de mis vecinas y vecinos consiguió que esa noche no durmiéramos al raso.

¿Cuál fue nuestra culpa? Oponernos a la especulación. Esa maldición que ha corrompido a toda nuestra comunidad. Resistirnos junto a cientos de personas solidarias a que no se pierda la memoria de este barrio frente a sus intereses económicos. Una forma de vida que conocí desde niña en que los vecinos se apoyaban unos a otros, aunque se tuviera siempre muy poco.

Un año y medio antes del derribo, en agosto de 2013, esa gente solidaria acampó en la terraza de nuestra casa. Venían de otros barrios, de otras ciudades, reconociendo un derecho que el ayuntamiento nos hurtaba. El derecho a tener dignidad, algo que el dinero no puede comprar. Entonces, en agosto de 2013, el derribo se evitó. Pero hace 4 meses vinieron a traición, sin previo aviso. Aun así, la gente solidaria que pudo, acudió con celeridad. 11 de ellos, entre ellos mi hijo, fueron detenidos y ahora se enfrentan a penas de cárcel por defendernos de este atropello.

Pero este año no ha sido sólo difícil para mi familia. En el grupo en defensa del derecho a la vivienda en que participo, en Tetuán, pero igual en tantos barrios, incluido este de Dehesa de la Villa, he visto que los desahucios y desalojos siguen. Sin alternativas para quienes sufren esta tortura. He visto a gente con los suministros cortados, de luz, de agua, de gas, a gente que no puede ni pagar la comida de sus hijos, a gente sin acceso a la sanidad, a gente que hasta empadronarse es una meta inalcanzable. En definitiva, a gente a la que le han robado sus derechos.

Por eso pedimos verdad, justicia y reparación. Y no solo para mí y mi familia, sino para tantos vecinos y vecinas que lo están pasando mal. Sé que un pregón tendría que ser festivo, lleno de alegría. Pero por todo lo que he contado resulta muy difícil.

Pero no han podido con nosotras. Con humildad y llena de dignidad que aprendí de mis padres, os digo que todos y todas vamos a salir adelante y que me siento orgullosa de ser de este barrio, porque lo he aprendido con tantas muestras de apoyo, con tantísima solidaridad.

Por eso, frente a tanto mezquino  que nos ha querido amargar, seguimos luchando. No nos van a robar la alegría.

Ahora son días de fiesta y los vamos a celebrar. Pero sobre todo, gracias a las vecinas y vecinos que son el alma de este barrio.

¡¡Viva la Dehesa de la Villa!!

¡¡Ofelia Nieto 29 resiste!!

Gracias

Leave a Reply