CATALUNYA CAIXA ESTAFA A UNA ANCIANA Y QUIERE DESAHUCIARLA JUNTO A SU HIJO Y SU NIETO

Esta es la historia de Rosa, una anciana de 79 años que puede quedarse en la calle tras haber sido estafada por una trama de la que formaban parte varios directores de sucursal. Si no lo evitamos, su desahucio arrastrará a su hijo Miguel y su nieto, que sobreviven gracias a la pensión de 350€ de Rosa y una prestación por desempleo que está a punto de expirar.

En 2007, Rosa solicitó un crédito personal de 12.000 euros a través de un anuncio en el periódico. Todo parecía normal, hasta que empezaron a cargarle intereses abusivos. En apenas un mes, la deuda ascendió hasta los 90.000 euros. Rosa se encontraba atrapada por una carga que no podía afrontar. En aquel momento, de forma aparentemente casual, apareció una solución mágica. A su puerta llamó Juan Carlos Fernández Paradelo, un conocido estafador con numerosas causas en su contra, que en la actualidad se encuentra en paradero desconocido. El individuo le ofreció saldar su deuda y la condujo a un notario. Allí le aseguro que sólo tenía que firmar un papel para que todo quedase perdonado. Rosa, que sufría de cataratas y glaucoma en un ojo, firmó sin apenas poder ver lo que estaba haciendo.

Sin saberlo, acababa de traspasar la casa al estafador a cambio del importe de la deuda y 33.000 euros que nunca llegaría a cobrar. Pero la cosa no acabó allí, porque el estafador no quería una propiedad, sino dinero contante y sonante. Acto seguido, montó a Rosa en el coche y la condujo a una sucursal de Catalunya Caixa en Móstoles. ¿Por qué tan lejos? Sin duda, porque el director de la sucursal estaba implicado en la trama. Tras hablar con el estafador, hizo firmar a Rosa un papel en blanco. Catalunya Caixa concedió a Juan Carlos Fernández Paradelo una hipoteca por la casa que hasta el día anterior era de Rosa. Una vez contratada, el estafador se fugó con el dinero sin pagar una letra. La casa fue embargada por el banco, que procedió a instar un procedimiento de desahucio contra Rosa, su hijo Miguel y su nieto. Sin saberlo, habían perdido su casa y estaban a punto de verse en la calle.

Cuando Rosa volvió a casa tras la visita al notario y el banco, la familia entendió que algo extraño estaba sucediendo. Pero hasta que llegó la notificación de la subasta, no fueron conscientes de que su casa ya no era suya y el banco estaba a punto de desahuciarles. Interpusieron una querella criminal, con la que lograron detener la subasta en dos ocasiones, hasta que la sentencia fue firme. Cuando la vía penal se agotó, emprendieron la civil, denunciando por nulidad del contrato. Pero, finalmente, el juzgado falló en su contra y la vivienda fue subastada en febrero de 2014. El caso sigue en los tribunales a través de un recurso de casación al Tribunal Supremo, pero esta vía no paraliza el procedimiento de desahucio. Hace tan sólo unos días la familia ha recibido el requerimiento para que abandonen la casa en quince días. Si no lo evitamos, dentro de poco recibirán la orden de desahucio.

¿Cómo es posible que el juzgado desestimara las denuncias? Resulta cuanto menos sorprendente, dado que la abogada logró demostrar que el estafador estaba relacionado con los prestamistas. El crédito fraudulento y la “solución mágica” ofrecida por Juan Carlos Fernández Paradelo formaban parte del mismo juego. Uno era el cebo y otro el anzuelo. La jueza consideró que había indicios de estafa, pero faltaban pruebas probatorias. Aunque los dos individuos componentes de la estafa tenían cuentas en común, en el juicio el prestamista afirmó que no conocía de nada a Paradelo.

Las pruebas de la existencia de una trama no acaban ahí. Paradelo se encuentra en paradero desconocido, perseguido por la justicia por varios delitos de estafa. Su empresa, Parfebal S.L., sencillamente se había evaporado cuando la policía acudió a registrarla. No en vano, Rosa y su familia no han sido las únicas víctimas del estafador. Existen numerosas personas afectadas, una de las cuales consiguió meter en la cárcel al director de una sucursal de Bankia. La historia cobra así sentido: en sintonía con prestamistas, directores de sucursal y, quizás, incluso notarios Paradelo se quedó con las casas de muchas personas indefensas, contratando hipotecas sobre ellas para conseguir liquidez. Cuando la justicia andaba tras sus pasos, desapareció con el dinero sin que nunca se haya vuelto a saber de él.

Pero si el estafador ha desaparecido, el responsable directo del desahucio es Catalunya Caixa, en la actualidad propiedad del BBVA. No hay duda de que el director de sucursal estaba implicado en el ajo. Sin embargo, Catalunya Caixa se niega a facilitar el nombre del director y ni siquiera ha tramitado la documentación entregada por la familia de Rosa solicitando la paralización del desahucio.

Exigimos a BBVA – Catalunya Caixa, a los que consideramos cómplices de la estafa, que detengan el procedimiento de desahucio al menos hasta que el caso termine los trámites judiciales y se agoten los recursos interpuestos. De lo contrario, BBVA será responsable de dejar a una anciana de 79, su hijo y su nieto de 16 en la calle, sin recursos para acceder a otra vivienda con los 350 € al mes que perciben.

 

Leave a Reply